miércoles, 20 de junio de 2018

Accidente a la vuelta del trabajo: pararse antes a hacer la compra no impide que sea un siniestro laboral

El Supremo considera que es laboral el accidente que sufrió una trabajadora en un autobús, cuando volvía a casa después de trabajar, aunque antes había parado "menos de una hora" en un centro comercial

La Sala de lo Social revoca así la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, que no estimó la denuncia de la empleada, al igual que el juzgado de primera instancia 

"Si un trabajador hace una breve gestión personal y tiene un accidente, esa pequeña desviación no significa que se le prive de la protección", explica la profesora Ana Belén Muñoz Ruiz


Una trabajadora se disponía a volver a casa después del trabajo, pero antes pasó por un centro comercial para hacer la compra. Esa parada duró menos de una hora y, tras ella, cogió el autobús para regresar a su domicilio. En el trayecto sufrió un accidente, debido a un frenazo del vehículo, que le ocasionó una baja por lesiones en su trabajo como "auxiliar de ayuda a domicilio" de la empresa Eulen Servicios Sociosanitarios. La trabajadora pidió que se reconociera como un accidente laboral, con mayor protección social, pero su demanda no había tenido éxito hasta ahora. Casi cuatro años después del suceso, el Tribunal Supremo ha dado la razón a la mujer y ha fallado que se trata de un accidente de trabajo y no uno de carácter común.

La  sentencia del Supremo llega después de que la demanda de la mujer fuera desestimada por el Juzgado de lo Social nº 2 de Cáceres, así como por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. La postura del Tribunal Supremo "no es nueva", explica Ana Belén Muñoz Ruiz, profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad Carlos III de Madrid: "La línea que sigue es expansiva, de ampliar el concepto de accidente laboral". La especialista recuerda que la protección en los accidentes laborales es más amplia que si se trata solo de uno común.

En caso de accidente de trabajo, por ejemplo,  el subsidio por incapacidad temporal se abona desde el día siguiente al de la baja y supone un 75% de la base reguladora. En caso de un accidente no laboral, el subsidio se paga a partir del cuarto día de baja en el trabajo, y supone el 60% de la base reguladora hasta el día 20 de baja, y a partir de entonces el 75%.

Lee la noticia completa

miércoles, 13 de junio de 2018

España, lejos de los países europeos en la meta de la ONU sobre trabajo decente

España registra peores datos que la media europea en siete de ocho indicadores sobre "trabajo decente y crecimiento económico" de la ONU analizados por Eurostat

Somos los líderes en trabajo temporal involuntario y, lejos de mejorar, aumentan las muertes relacionadas con el trabajo

España se ha comprometido a cumplir antes de 2030 el objetivo de "empleo decente" de Naciones Unidas junto a otras 16 metas para reducir la desigualdad y acabar con la pobreza


Si busca un empleo "decente", le será más difícil encontrarlo en España que en otros países europeos. Es una de las conclusiones que se desprenden de una reciente comparativa de Eurostat respecto a la situación de los países miembros de la Unión Europea ante la meta de Naciones Unidas sobre "trabajo decente y crecimiento económico". Este objetivo es  uno de los 17 suscritos a nivel mundial en la ONU como hoja de ruta hasta 2030 para acabar con la pobreza y reducir la desigualdad. En siete de las ocho variables que analiza la agencia estadística, España sale peor parada que la media europea y, en muchos casos, a gran distancia.


El objetivo número 8 de los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) apuesta por "promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos". Una de las principales novedades de los ODS, plasmados en la Agenda 2030, es que por primera vez afecta también a los países ricos. La pobreza y la desigualdad no son solo cosa de los países empobrecidos: los estados llamados "desarrollados" tienen población excluida y en riesgo o bajo la pobreza a la que deben proteger.

Lee la noticia completa

miércoles, 6 de junio de 2018

El volumen y ritmo de trabajo y la presión, principales causas de estrés laboral

Datos del Informe Anual 2017 InfoJobs–ESADE sobre el Estado del Mercado Laboral

Las empresas y la población activa coinciden en señalar los principales motivos relacionados con el estrés, según una encuesta realizada por InfoJobs
El 50% de la población activa ocupada afirma estar estresada

Las nuevas formas de organización, los cortos plazos de entrega, las reestructuraciones que afectan a algunas organizaciones y a los propios puestos de trabajo o las relaciones profesionales tienen un impacto directo en las condiciones laborales de los empleados, que pueden afectar directamente a su salud, siendo el estrés laboral una de las principales consecuencias.

Según una encuesta de InfoJobs a más de mil empresas y a una muestra representativa de la población activa española, ambos coinciden en que el volumen y ritmo de trabajo es la causa más frecuente de estrés laboral. En el caso concreto de la población activa, el 57% de las personas que afirman estar estresadas declaran que éste es el motivo principal, mientras que la presión (44%) y el nivel de responsabilidad (28%) serían la segunda y tercera causa de estrés. Otras causas de estrés también nombradas por la población activa española son las responsabilidades o roles poco claros (27%) o la desmotivación por el trabajo desempeñado (23%).

En el caso de las empresas, cuando se les pregunta cuáles creen que son los principales motivos que generan estrés, la encuesta refleja que el volumen y ritmo de trabajo y la presión también son las principales causas, concretamente en un 49% y un 48%, respectivamente. Otros motivos señalados por las empresas relacionados con las causas de estrés son: el mal ambiente en el trabajo (44%), la desmotivación por el trabajo desempeñado (33%) o la incertidumbre (22%).

jueves, 31 de mayo de 2018

Los salarios más altos cobran nueve veces más que los más bajos y la media es 1.600 euros

El poder adquisitivo del trabajador medio cayó casi dos puntos en 2017, según Adecco, lo que supone unos 450 euros


La diferencia entre las mejores retribuciones que pagan las empresas y las más bajas sigue siendo mayúscula, aunque la recuperación de los sueldos más bajos desde los últimos años de la crisis ha permitido acortarla en parte. Así, a finales del año pasado era de 9,3 veces, frente a la proporción máxima de 11,2 que alcanzó en 2015.

Los datos figuran en el VI Monitor Anual de Salarios publicado este lunes por la consultora Adecco, que es a la vez una de las principales empresas de trabajo temporal (ETT). En el estudio se escalonan las retribuciones en diez tramos, de manera que el importe medio para los sueldos más bajos sería de 480 euros al mes mientras que en los más altos se dispararía hasta 4.490 euros. Esto es, 4.000 euros de diferencia entre el 10% con nominas más reducidas y el 10% con las más abultadas.

Si atendemos a la evolución de cada décil de esa tabla desde 2012, la media de los salarios más bajos habría sido con mucho la que más ha aumentado el último lustro: un 13,5%, frente al 4,7% que ha crecido en el segundo tramo de menor importe. Los sueldos que estarían en la mitad de la escala, en general entre 1.000 y 2.000 euros al mes, son los que menos habrían subido, ni siquiera un 2% en esos cinco años.

Por el contrario, las retribuciones mayores (de 2.300 euros como promedio en adelante) se habrían incrementado cerca de un 2,5% en ese mismo período. El único tramo de sueldos donde, curiosamente, hubo un descenso en términos medios -aunque moderada- fue el de la parte más alta, cuya media ha disminuido medio punto desde 2012.

jueves, 24 de mayo de 2018

Soy ingeniero, llevo seis años en una multinacional y no llego a final de mes

La devaluación salarial que sufren los universitarios

Titulados como Sergio Moro, sierense de 30 años, tienen dificultades para independizarse pese a desempeñar trabajos de alta cualificación

Publicación en el diario de La Nueva España, Pablo Castaño Oviedo 23.05.2018 | 12:20

Sergio Moro, sierense de 30 años, es ingeniero técnico en Telecomunicaciones por la Universidad de Oviedo. Trabaja desde hace seis años como programador para una compañía estadounidense líder en la prestación de servicios de tecnologías de la información y con factoría en Asturias. Él es un "teleco" de una gran compañía, lo que cualquier padre firmaría para su hijo. "Sí, soy ingeniero y llevo seis años en una multinacional tecnológica, pero tengo dificultades para llegar a final de mes", asegura Moro.

Asturias es la región con mayor tasa de titulados universitarios en desempleo o en situación de pobreza laboral. Así lo destaca un estudio sobre población especialmente vulnerable ante el empleo elaborado por el asturiano Florentino Felgueroso, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Casi 27.000 asturianos están en esa situación y muchos son titulados que realizan trabajos precarios que no están acordes con su cualificación. Un "drama" según los sindicatos. "Pero también tienen dificultades para llegar a final de mes muchos titulados que consiguen trabajar en puestos relacionados con sus estudios superiores, e incluso en grandes compañías multinacionales vinculadas a sectores punteros como el de las nuevas tecnologías de la información.

"Mientras que cumplas con la media española de no salir de casa de tus padres hasta los 31 años no hay problema con un sueldo de 1.000 o 1.100 euros. Pero ponte a alquilar un piso como es mi caso. Vivo en Gijón y pago 450 euros al mes, que es un buen precio. Pero añade gastos de luz, agua, gas, teléfono... y paga un coche. Nunca he ahorrado más de 150 euros al mes y si tengo un susto, cualquier extra, pues entonces ya no llego a final de mes", explica Sergio Moro.

El joven sierense afirma que su situación no es aislada dentro de las multinacionales de las nuevas tecnologías de la información implantadas en Asturias. "Cuando te contratan te colocan en una categoría profesional muy baja, en mi caso correspondiente a un salario anual de 12.500 euros, y luego te complementan ese suelo con un concepto voluntario, una migaja que además va absorbiendo cualquier subida por renovación del convenio o antigüedad, de forma que pasan los años y tu sueldo no sube y esa es una estrategia muy extendida en el sector", explica Moro.

Beatriz Menéndez, luarquesa de 30 años y también ingeniera técnica de telecomunicaciones, asiente cuando escucha las palabras de Moro. "Cuando firmas no sabes realmente qué categoría profesional tienes dentro de las que figuran en el convenio estatal que rige el sector, porque las multinacionales utilizan las suyas propias, con términos en inglés que suenan muy bien pero que van ligados a salarios muy bajos", señala Menéndez, que asegura que en la compañía en la que trabaja "cerca del 80% de los empleados en realidad son programadores junior, como es mi caso, y llevo años estancada ahí aunque trabajo gestionando proyectos para otra multinacional a nivel de Europa, hablando en inglés todos los días y en algunos casos en francés".

Sergio Moro también es programador junior tras seis años en la misma multinacional tecnológica norteamericana. "Si sólo hiciera las labores que marcan esa categoría, pues vale, pero es que además mi empresa me pone tareas de administrador de sistemas, lo que comúnmente se denomina ingeniero informático, donde tú eres el escalafón más alto de contacto de cara el cliente. Me dan una responsabilidad de trabajo que tengo que cumplir; pero no recibo lo que debo a cambio, por lo que considero que es una forma de explotación", afirma Moro, que añade que ante esa situación "o acudes a los juzgados (opción que ya ha adoptado) o cambias de empresa porque no quieren negociar nada".

miércoles, 23 de mayo de 2018

La primera sentencia del Supremo firmada solo por mujeres aclara el derecho a acumular la lactancia

El alto tribunal establece que la base para acumular periodo de lactancia sea una hora


La Sala de lo Social del Tribunal Supremo dictó el pasado 19 de abril la primera sentencia del alto tribunal español firmada por un tribunal formado íntegramente por mujeres. Lo hizo para fijar, además, un derecho que afecta directamente a la mujer: que la base del cálculo en la acumulación de la lactancia sea una hora diaria y no media hora, como venía aplicando en algunas empresas y que, además, se pueda acumular este permiso en jornadas completas. Las magistradas que formaron el tribunal fueron María Lourdes Arastey, María Luisa Segoviano, Milagros Calvo, Rosa Virolés y María Luz García Paredes (ponente de la sentencia). Ella son cinco de las 12 magistradas que hay en el Supremo, frente a los 71 hombres que ejercen como magistrados en el alto tribunal.

La resolución confirma otra de febrero del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que a su vez había confirmado la resolución de una demanda de Confederación de Cuadros y Profesionales (CCP). La sentencia, que unifica la doctrina para acabar con las discrepancias que existían ahora entre los distintos tribunales, da luz verde a que la base del cálculo de la acumulación de la lactancia sea de una hora, y no media hora como aplicaba la empresa Valeo Iluminación. Según las magistradas, el permiso por lactancia natural es un derecho necesario relativo, que se concreta en poder ausentarse del trabajo una hora, con los incrementos proporcionales en casos de parto múltiple.

Para el tribunal, la negociación colectiva o el pacto individual “pueden mejorar este derecho y fijar que la hora de ausencia de trabajo pueda ser sustituida por una reducción de jornada en media hora”. También puede establecer que el permiso sea acumulado en jornadas completas, “al garantizarse también con ello la mejor protección y atención del recién nacido, que es lo que persigue la norma".

lunes, 21 de mayo de 2018

CCOO y UGT convocan movilizaciones para conseguir mejoras salariales y laborales el 22 de mayo

Ante la actitud de la patronal en la negociación del nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, manteniendo posturas extremas que evidencian su falta de voluntad para llegar a un acuerdo que traslade a los convenios colectivos la recuperación y el crecimiento que ya están teniendo las empresas, CCOO y UGT han decidido convocar una jornada de lucha por la negociación colectiva el martes 22 de mayo. En la concentración de Madrid, que tendrá lugar a las 11 horas frente a la sede de CEOE-CEPYME (c/ Diego de León, 50) estarán presentes Unai Sordo y Pepe Álvarez, secretarios generales de CCOO y UGT, así como los secretarios generales de CCOO y UGT de Madrid, Jaime Cedrún y Luis Miguel López Reíllo.

Para CCOO y UGT es inadmisible la posición que mantienen las organizaciones empresariales en la negociación para la renovación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), no solo en relación al incremento salarial, la jornada laboral y el empleo, sino también sobre la propia esencia y funciones que debe cumplir el AENC.

Las organizaciones empresariales no han entendido que ya no estamos en una situación de profunda crisis como la que vivimos de 2008 a 2013. UGT y CCOO consideran que el gran esfuerzo hecho durante estos años por los trabajadores y las trabajadoras debe revertirse ahora, cuando la economía crece con fuerza desde hace cuatro años, se crea empleo (aunque de baja calidad) y las empresas no solo se han recuperado sino que se encuentran en mejor situación que antes. Por ello, ambos sindicatos proponen en la mesa de negociación un Acuerdo que enmiende los desequilibrios generados a lo largo de la crisis en salarios, empleo, jornada, salud laboral…

CEOE y CEPYME solo proponen más desregulación y más devaluación salarial, por lo que CCOO y UGT plantean una movilización creciente y sostenida en los centros de trabajo para exigir un acuerdo que garantice la recuperación del poder adquisitivo de los salarios; permita el reparto justo de la riqueza que generan las empresas entre sus trabajadores y trabajadoras, y recupere los derechos arrebatados por las reformas laborales.

GUIA DE CONCENTRACIONES