miércoles, 16 de enero de 2019

Las huelgas no sirven para nada (y II)

Numerosas luchas en empresas, servicios y negocios a lo largo de todo el país han demostrado que quizás cambiar el marco parezca en estos momentos algo lejano, pero que hay batallas que se pueden ganar. Que hay batallas que se están ganando cada día a golpe de compromiso, fraternidad y esperanza. A golpe de huelga


Las camareras de piso de dos hoteles de Bilbao han ganado la batalla. Después de más de mes y medio de huelga ininterrumpida, las cadenas NH y Barceló han cedido. Estas trabajadoras - que cobraban 2,5 euros por habitación limpiada- han conseguido un aumento salarial del 48%. Las huelgas no sirven para nada.

Los trabajadores de Correos habían convocado dos jornadas de huelga en diciembre y las han desconvocado esta semana después de que la empresa haya aceptado  una subida salarial del 9% en los próximos años y la consolidación y reposición de miles de puestos de trabajo hasta 2020. Pero no olvidemos que las huelgas no sirven para nada.

A finales de noviembre y tras cuatro días de huelga, los médicos de atención primaria consiguieron que la Generalitat se comprometiera a garantizar  un mínimo de 12 minutos de atención por paciente y una inversión de 100 millones de euros. Este año también, con una amenaza de huelga, los socorristas de Gipuzkoa han conseguido de 200 a 400 euros más al mes. Etcétera. Porque las huelgas no sirven para nada.

En Alemania -el espejo en el que nos gusta tanto mirarnos para comprar sus recetas de buen gobierno a.k.a. austeridad- este año la industria ha vivido las huelgas más importantes desde principios de los 80. Resultado: un aumento del salario del 4,3% y la posibilidad de reducir las semanas a 28 horas. En Alemania las huelgas nunca han servido para nada, por cierto.

Como  ya explicó Isaac Rosa hace año y medio tras los paros de los estibadores, la recogida de basuras de Madrid, el aeropuerto de Ibiza o Cuétara, las huelgas no sirven para nada.

Aunque, en realidad, sí hay algunas huelgas que sirven para poco y son esas huelgas generales que pretenden vivir del exitazo del 14D de hace 30 años que se recuerda estos días, huelgas generales que se han ido desinflando y convirtiéndose en jornadas casi rituales, previsibles y folclóricas.

miércoles, 9 de enero de 2019

Las huelgas no sirven para nada

Un recuento de algunas de las huelgas que en los últimos meses "no han servido para nada": nuevos convenios, mantenimiento del empleo, subidas de sueldo, reducciones de jornada...


Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de los estibadores, que ya sé que han conseguido mantener el 100% de puestos de trabajo frente a la patronal y el Gobierno. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como el transporte marítimo de mercancías. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de la recogida de basuras de Madrid, que ya sé que no hizo falta más que anunciarla para que las empresas aceptasen una sola mesa y negociar un convenio único para todos los trabajadores. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la recogida de basura de la capital. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo del aeropuerto de Ibiza, que ya sé que los trabajadores lograron que la empresa pague los atrasos y les abone también los días de huelga. Su caso no es nada representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como un aeropuerto turístico. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Nissan en Ávila, que ya sé que los trabajadores han garantizado que la fábrica no cierre, y suavizar mucho el ajuste que pretendía la empresa. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la automoción. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de El Periódico de Cataluña, que ya sé que sus trabajadores han logrado la devolución de la rebaja salarial. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como el periodismo. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Cuétara, que ya sé que han conseguido subidas salariales, más puestos fijos y pluses de nocturnidad. Su caso no es representativo: un colectivo privilegiado y con capacidad de paralizar un sector tan estratégico como la fabricación de galletas. Así cualquiera.

Las huelgas no sirven para nada, y no me cuenten lo de Enviser, que ya sé que han logrado su primer convenio en diez años; ni lo de la Residencia Miravilla, que ya sé que han obtenido subidas salariales y reducción de jornada; ni lo de Zardoya Otis, que ya sé que la empresa se ha comprometido a no aplicar la reforma laboral y convertir en indefinidos al 90%; ni lo de los actores de doblaje, que ya sé lo de su nuevo convenio con mejores condiciones. Ninguno de ellos es representativo: son todos colectivos privilegiados y con capacidad de paralizar sectores tan estratégicos como la recogida de residuos, la residencia de mayores, la fabricación de ascensores o el doblaje de series y películas. Así cualquiera.

miércoles, 2 de enero de 2019

La escasez de talento seguirá siendo uno de los principales desafíos de las empresas tecnológicas en 2019



La práctica totalidad de las empresas tecnológicas en España tienen problemas a la hora de captar talento cualificado.

Así lo pone de relieve un estudio realizado por la empresa de selección, Hays, según el cual el 95 % de las compañías del sector tecnológico tienen dificultades para encontrar profesionales con una formación que se ajuste a sus necesidades.

El desequilibrio entre una demanda cada vez más exigente y una oferta poco cualificada es uno de los desafíos a los que se enfrentarán las empresas de tecnología en España el próximo año, junto con la fuga de talento y la falta de inversión en el sector tecnológico.

Precisamente esa alta demanda de profesionales cualificados provoca que exista mucha fuga de talento, una alta rotación y volatilidad. Ello obliga a las empresas a ofrecer salarios cada vez más altos para atraer talento, unos salarios que se han visto incrementados alrededor de un 10% año tras año.

Julien Mur, manager de la división de IT de Hays España, asegura que "la gran mayoría de las grandes empresas multinacionales que vinieron a España durante los últimos años para beneficiarse de salarios bastantes inferiores a los que se pueden practicar en Reino Unido, Francia o Alemania, se encuentran con una falta de perfiles cualificados, salarios cada vez más elevados y otras dificultades comentadas con anterioridad, por lo que España empieza a ser un país no tan atractivo".

Lee la noticia completa

jueves, 27 de diciembre de 2018

CC OO desmonta el mito: España no es un país absentista

Cada trabajador faltó una media de 16,8 minutos al mes, pero las horas extras no pagadas suponen 45 minutos, por lo que la empresa les debe todavía 28 minutos al mes


Existe una especie de tópico que viene a decir que el absentismo supone un problema importante para la economía española. Así se lamentan en ocasiones los empresarios, enarbolando informes que hablan de un elevado porcentaje de trabajadores que faltan a sus puestos. Sin embargo, CC OO ha presentado este martes un informe con datos oficiales que desmonta este mito y asegura que nada más lejos de la realidad.

El estudio concluye que España no es un país absentista, más bien al contrario. De hecho, en realidad es la empresa la que debe a cada trabajador tiempo, en concreto 28 minutos el mes de media. Y esto se extrae del dato de que el absentismo en sentido estricto supone una pérdida media de 16,8 minutos al mes por ocupado, mientras que las horas extras no pagadas representan prácticamente el triple: 45 minutos al mes. De aquí se deduce que en realidad los empleados trabajan de media 28 minutos más del tiempo estipulado.

Y es que lo primero que hace el informe es tratar de definir lo que es absentismo, ya que muchas veces se identifica absentismo laboral con el concepto más amplio de ausencia de trabajo, en el que se incluyen permisos, excedencias, vacaciones, días festivos, jornada de verano, actividades sindicales, huelgas, expedientes de regulación de empleo, etc. «Con datos interesados se pretende dar una imagen distorsionada del absentismo en España focalizada especialmente en la lucha contra las bajas por enfermedad», según destaca el sindicato.

A la cola del absentismo en Europa
Pero además de esta estadística hay otra que también desmonta el mito: la que ofrece la encuesta realizada por Eurofound y que refleja que el 73% de los entrevistados españoles afirmó no haber faltado ni un día al trabajo por motivos de salud en el último año, frente al 55% de media de la Unión Europea, según resalta el informe. De hecho, se trata del quinto país europeo con menos absentismo por enfermedad, superado por otros como Alemania, Suecia, Noruega.. donde presumen de tener unas relaciones laborales perfectas.

Lee la noticia completa

miércoles, 19 de diciembre de 2018

CCOO ratifica el preacuerdo alcanzando con el Gobierno en la Mesa de Diálogo Social

El Consejo Confederal de CCOO ha debatido y aprobado -por 120 votos a favor, 2 en contra y 7 abstenciones- el informe presentado por Unai Sordo, que incluía, entre otros asuntos, los acuerdos alcanzados con el gobierno en aspectos importantes para mejorar las condiciones laborales de trabajadoras y trabajadores.


El secretario general de CCOO y la secretaria de Acción sindical, Mari Cruz Vicente, han desgranado el contenido del acuerdo, que afecta a materias como
  • Reposición del subsidio de desempleo para los mayores de 52 años
  • Ultraactividad de los convenios colectivos
  • Prevalencia del convenio colectivo de sector frente al de empresa
  • Modificación del art. 42 del ET en materia de contratas y subcontratas
  • Consolidación del subsidio extraordinario de desempleo, eliminando la referencia al 15% de tasa de desempleo de la EPA
Unai Sordo ha pedido al Consejo confederal que avalara la firma de este preacuerdo, dejando claro que “recoge una parte de las reivindicaciones sindicales, pero no las agota”, y que aún quedan muchos temas que habrá que seguir abordando en el diálogo social.

Para el secretario general de CCOO es importante que este acuerdo sea refrendado por el Gobierno al máximo nivel, a través de un acto formal con los secretarios generales de CCOO y UGT, la ministra de Trabajo y el presidente del Gobierno.

CCOO cree que algunos de estos temas acordados pueden llevarse a cabo de manera inmediata, para reponer derechos arrebatados con la excusa de la crisis económica. No obstante, como hay otros asuntos que deberán ser objeto de tramitación parlamentaria, Sordo ha señalado la necesidad de dirigirse a los distintos grupos parlamentarios para recabar su apoyo a estas medidas.

El Consejo confederal de CCOO ha debatido también sobre el reciente congreso de la Confederación Sindical Internacional, que ha reelegido como secretaria general a la australiana Sharan Burrow, reafirmando el compromiso de CCOO con el sindicalismo internacional reivindicativo y solidario, que ejerza un contrapoder real al profundo desequilibrio existente entre el poder económico y los poderes democráticos.


miércoles, 12 de diciembre de 2018

Unai Sordo: “La juventud no puede asumir la precariedad como norma”

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha hecho un llamamiento a los jóvenes “a organizarse en las empresas para mejorar su situación” caracterizada por los contratos temporales y a tiempo parcial y los bajos salarios. “Una tasa de temporalidad del 58% es un disparate”, enfatizó al respecto de la precariedad que soportan los jóvenes, que se manifiesta también en la tasa de contratación a tiempo parcial, que dobla la de las personas mayores de 29 años, y porque una de cada tres personas que cobran menos de 14.000€ anuales sean jóvenes, según los datos del informe "#GeneraciónMÓVIL: una radiografía de la juventud y 10 propuestas de futuro", que ha presentado esta mañana el sindicato.


Los jóvenes son el colectivo más perjudicado por las políticas aplicadas durante la crisis, y si no se cambian, corre el riesgo de seguir siéndolo durante la postcrisis”, ha aseverado el secretario general de CCOO durante la presentación en rueda de prensa, junto a con el secretario confederal de Juventud y Nuevas Realidades del Trabajo, Carlos Gutiérrez, y la secretaria confederal de Política social y Movimientos Sociales, Paula Guisande, del informe "#GeneraciónMÓVIL: una radiografía de la juventud y 10 propuestas de futuro", en el que el sindicato analiza la situación de las personas jóvenes tras una década de crisis y propone un decálogo de ejes de trabajo para abordar su situación en materia de formación, empleo y emancipación.

Los datos del informe que han desgranado los responsables sindicales no dejan lugar a dudas: los jóvenes son la personificación más acentuada de las consecuencias de las políticas de recortes llevadas a cabo durante los años de la crisis. “Unas políticas que hace que los jóvenes no sepamos si vamos a trabajar o no, si vamos a durar en el trabajo, qué salario tendremos”, explicó Carlos Gutiérrez, secretario de Juventud y Nuevas realidades del Trabajo de CCOO, y que convierte a los jóvenes en nómadas en el mercado de trabajo con trayectorias laborales inestables e imprevisibles, en miembros de una generación móvil.

Para Gutiérrez, la precariedad no es un peaje que se deba pagar, una mochila con la que se deba cargar. “No nos resignamos con esta situación; es más, no queremos que la precariedad se normalice, queremos dar la vuelta a este escenario”, subrayó.